Inicio > Uncategorized > el espíritu deportivo y la lluvia fina

el espíritu deportivo y la lluvia fina

Hace unos días conversando con gente joven, es decir, muy joven, de los nacidos en la década de los 80 no albergaban ninguna duda acerca de que la “competitividad” era un valor positivo a cualquier nivel que se la considerase, tanto individual como social. El símil deportivo era inevitable: querer ganar al equipo contrario era lo natural y, por extensión, eso servía para cualquier aspecto de la vida. Querer ganar a toda costa les parecía el mejor motor individual y social. Ese es uno de los efectos más devastadores de los últimos treinta años de “lluvia fina” neoliberal, ese “orbayu” decimos en Asturias que pareciendo que no moja al poco rato nos deja empapados. Hemos retrocedido en derechos, en conquistas sociales y laborales y la resistencia contra los recortes en ese sentido es urgente; pero me lo parece más -aunque son inseparables- la batalla de las ideas, el combate por la hegemonía ideológica y cultural.
Esa metafísica de la “competitividad” y del “éxito” oculta como por arte de magia que detrás de cada “ganador”, sea en lo que sea, hay uno (o muchos) “perdedores”. Que cualquier ránking -extendidos del deporte a la clasificación de universidades o de servicios de salud- implica que algunos están en la cima y otros en la cola: y cuando estamos hablando de servicios públicos ¿se beneficia la ciudadanía de esa “competitividad”?
Contra este darwinismo social convertido en arma de destrucción masiva, de personas y de sociedades, debemos imponer el discurso de la “cooperación” como mecanismo mucho más útil y saludable. Incluso hay dudas más que razonables acerca de que la evolución biológica de las especies se haya hecho exclusivamente mediante competencia o lucha por la supervivencia, sino que la cooperación tuvo un papel relevante. En la historia (o prehistoria) de la humanidad no existe ninguna duda sobre este punto: desde la ciencia al derecho, la cooperación ha sido clave.
Mientras conseguidos resguardarnos de la lluvia, convendría buscar mecanismos para hacer a la gente consciente de lo “empapada” que está.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: